Las 5 mejores formas de vestirte para conquistar

Aumenta tu autoestima y transforma tu imagen, teniendo una actitud positiva a la hora de elegir tu ropa

 

Si cada vez que te vas a vestir pensaras a quién vas a conquistar ese día, tenlo por seguro que toda tu elección de ropa cambiaría por completo.

En ese momento de decisión, tener alineados y bien balanceados (sí como los autos) nuestra buena dosis de autoestima y confianza en sí misma es primordial.

Esto es porque cuando deseamos que nos miren, que se nos reconozca y causar una emoción en alguien, ponemos un poco más de atención en nuestra apariencia.

En realidad, nos estamos vistiendo para conseguir un objetivo, un sueño, alcanzar metas o sentir aprobación.

 

Bien sea para cautivar a la pareja, un nuevo empleo, proyecto, alianza comercial o simplemente dejar una buena impresión ante maestros y directores de la escuela de nuestros hijos; el motor que nos empuja a seleccionar nuestra mejor ropa es la obtención de reconocimiento.

Buscando un amor más allá de nuestras fronteras

 

Aunque no lo tomes tan en cuenta, todos los días te puedes vestir para conquistar. Sólo basta con que pongas en mente una razón de peso para ti y de inmediato se te va a activar el deseo de proyectar algo con tu imagen exterior.

Pero si nos detenemos a pensarlo bien, no todo el tiempo tenemos que ser nosotras las que debemos lanzar la flecha a los demás, sino que ésta, debe ir en dirección hacia nuestro propio corazón en primera instancia, para que después se irradie a los demás.

Es decir, que disparando, me propine un flechazo que vaya directo a convocar en mí los más bonitos pensamientos sobre quién y porqué voy a vestirme de esta manera en especial.

 

Y sí, no te lo voy a negar, es inspirador vestirnos pensando en agradar a otros y entrar en el tan preciado círculo de la aceptación.
Sólo que nosotras, en el mundo silecioso que es nuestro interior, no sentimos llegar esa enorme llama amorosa porque toda la energía se nos está yendo en encontrar lejos, lo que habita en nuestra propia casa.

La primera impresión es lo cuenta para cautivar o para ser rechazados

 

Como bien dice la frase de Oscar Wilde ¨No hay una segunda oportunidad para causar una primera impresión¨. Por eso la decisión de qué nos vamos a poner  es tan importante, porque dependiendo del tamaño de la puerta que se nos quiera abrir, será también nuestra disposición a emplear más o menos tiempo y esfuerzo es construir la imagen de ese éxito que deseamos alcanzar.

Ahora bien, cuando se te cruzan los cables y no sabes dirigir ese esfuerzo, porque has estado demasiado ocupada tratando de aparentar o llenar el espacio de una imagen que no es coherente con tu personalidad, aunque esté a la altura de ese lugar adonde quieres cabida, puede suceder que sientas que estás yendo disfrazada por la vida de una persona que no eres tú.

 

La sensación de la identidad perdida comienza a través de esas elecciones de vestuario que van de la mano con tu entorno, donde pareciera que son los demás los que eligen la ropa por ti, obviando casi por completo que eres tú a quien le debes ese privilegiado primer lugar.

Esto no quiere decir que debas priorizar tu desgana o falta de voluntad para mejorar esos rasgos de tu apariencia que sabes bien están un poco descuidados. Porque caerías en la difícil e intransigente postura de creer que, ¨así como eres¨ deben aceptarte y punto.

A lo que voy es que toda la imagen que vayas a proyectar tiene que ir haciendo un baile acompasado y armonioso entre la que eres actualmente y en la que deseas convertirte.

Porque tanto tú como cualquier otra mujer, tiene la capacidad de ir transformando y desarrollando emocionalmente sus fortalezas y trasladarlas, como esa cerecita del helado que guardas para el final, en la apariencia que sutilmente estará diciendo lo bien que te sientes por dentro.

En la misma medida que vayas dando estos pasos de acercamiento amoroso hacia ti, tu autoestima femenina se verá fortalecida e irá en aumento constante, porque sólo basta que lo volvamos un hábito en nuestra vida, para que se quede para siempre.

 

Para ir construyendo esa relación maravillosa contigo misma, donde la primera conquista, la más invaluable de todas, es que por fin te encuentres a gusto con quien eres.

 

La parte contraria de este vals, es el rechazo. Palabra a la que casi siempre tememos y una emoción de la que huimos desde que éramos niñas.

A nadie le gusta ser rechazado la verdad, por eso se gesta desde un principio una imagen que lejos de agradarte a ti primero, vaya como una veleta tratando de encajar en el ojo de alguien más.

Estoy segura que en ningún momento has decidido cierto tipo de ropa con el deseo de encontrar desaprobación en el otro; pero como siempre te he dicho en estas líneas, por lo general la peor jueza es aquella que nos dice cosas feas frente al espejo casi todos los días.

¿Cómo puedes vestirte para conquistarte y fortalecer el vínculo afectivo contigo?

 

Si el amor es la primera palabra, la conquista es el apellido o viceversa. Hay que construir ambas cosas y decidirlo con constancia para que se vaya haciendo algo habitual, como cuando queremos implementar el jugo verde por las mañanas porque sabes que el organismo te lo agradecerá y llueva o truene, tendrás siempre a la mano los ingredientes.

En la medida en que tú estés conectada con tu trabajo de fortalecimiento interior, en esa misma medida tu imagen exterior va a tomar otros aires y te sentirás en libertad de soltar estereotipos con respecto a tu cuerpo, tu talla y tu figura.

 

La ganancia va a ir hacia ti totalmente, pues quien se viste para brillar, brilla con una luz más potente que la del sol, eso tenlo por seguro.

Para que el fin sea lo que justifique los medios, te quiero compartir 5 formas en las que puedes potenciar la confianza en ti misma, que necesitas para impulsarte y sentirte segura a la hora de salir al mundo a conquistar corazones.

Cree en ti

Confía en que tu intuición está afinada para saber qué te va mejor o qué no según la ocasión.

Si tu objetivo es deslumbrar a un nuevo cliente, por favor no vayas a buscar algo que te quede chico o grande, vas a sentir una inseguridad tremenda desde que des el primer paso y la idea es que te sientas poderosa desde el primer momento.

Si no has limpiado tu guardarropa de lo que no te queda, quizás te interese leer mi artículo Un clóset que lo tiene todo, puedes encontrar la llave maestra para asegurarte que sí tienes lo que te hace falta para lograr tu objetivo.

No te tortures

De verdad, no tienes necesidad de usar unos tacones que no sabes cómo manejar, unos pantalones que te quedan apretados pero los compraste porque están de moda o la falda incómoda que te hace sentir como Lolita, la de la película.

Tómate tu tiempo de elegir el vestuario y que éste sea lo más cónsono posible con el entorno adonde quieres desenvolverte ese día.

No es lo mismo usar vestido de noche en una Boda que ponerse sandalias de playa para una entrevista en un corporativo.

Asume que dependiendo del lugar, tendrás que elegir lo más adecuado posible para no salirte de contexto.

 

 

 

Mira tu imagen como un todo

No es sólo la ropa, es todo lo demás. En ese momento cuenta el peinado, maquillaje, tus gestos, y el tono de voz que estarás empleando desde que pasas por la puerta.

Tu trato hacia los demás y tus modales importan mucho.

Procura que los detalles estén en armonía con la ocasión y contigo. Como suelo decirte, que se vea siempre representada tu personalidad en cada accesorio que lleves puesto y que eso esté en congruencia con el entorno y la circunstancia que estarás viviendo.

Toma en cuenta tu lenguaje corporal

La postura es otro indicador dentro de la comunicación no verbal que está todo el tiempo expresando nuestra imagen exterior. Signos de aburrimiento, enojo, molestia, cansancio y hasta desesperación se notan a leguas.

Pon un poco de atención en esos pequeños detalles que hacen grandes momentos en la comunicación con otros.

Vístete con coherencia

Que el atuendo elegido mantenga una correspondencia con tu personalidad es sumamente importante.

Demuestra quién eres a cada paso y evita imitar o parecerte a alguien que no eres.

Vístete en tu talla correcta y ponte ropa adecuada para tu tipo de figura. No hay nada más lindo que aquella mujer que se sabe atractiva y que sin necesidad de exhibirse, puede mostrar sus mejores atributos sacándole partido a sus virtudes sin exagerar ni parecer vulgar.

Como puedes ver, estos 5 pasos son enriquecedores y estoy segura te van a dar una visión diferente de cómo puedes comenzar a conquistar el maravilloso terreno que es integrar tus emociones a la expresión más bonita de tu imagen personal.

Por ahora te dejo hasta la próxima semana, no te olvides de dejarme un comentario, me encanta cuando me escribes.

Te envío besito con todo mi cariño,

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

2017-03-31T12:19:17+00:00

10 Comentarios

  1. Ana Camacho 1 marzo, 2017 en 6:08 am - Responder

    Hola Aleja,

    una vez leí “vístete como la persona que quieres llegar a ser” y me parece brutal, por que considero que la vestimenta que elegimos haba de nosotros más de lo que pensamos. Con ella puedes dar a entender un tipo de vida, una situación personal, un status profesional, … Por lo que yo siempre he seguido esta frase, que se me quedó grabada, adaptándolo a mi estilo.

    Muy interesante lo que cuentas. Muchas gracias.

    • Aleja Marín 1 marzo, 2017 en 8:18 pm - Responder

      Gracias Ana

      La verdad sí es una gran frase y lo que haces al aplicarla en tu día a día es fenomenal.
      Pienso que todas tenemos la capacidad de transformarnos de diferentes formas y para mí ha sido un gran viaje el poder llegar al punto en el que estoy hoy conversando de estos temas para que llegue al corazón de otra mujer.

      Gracias por leerme y comentarme.

      Un abrazo
      Aleja

  2. Conchi 1 marzo, 2017 en 11:14 am - Responder

    Hola Aleja,

    Me ha encantado el tema de tu artículo y pienso guardarlo para poner todos tus consejos en práctica. Creo que es muy importante quererse una misma y aceptarse, verse bien y sentirse a gusto. Así es como después podemos ofrecer nuestra mejor versión a los demás.

    Un saludo enorme.

    • Aleja Marín 1 marzo, 2017 en 8:21 pm - Responder

      Conchi:

      Muchas gracias por escribirme, no sabes cuánto me emociona leer estos comentarios y más si viene con la promesa de aplicar las recomendaciones.
      Voy a estar muy contenta de que los puedas implementar en tu día a día.

      Un abrazo
      Aleja

  3. Raquel 1 marzo, 2017 en 1:26 pm - Responder

    Aleja, que sencillo parece todo cuando te leo, luego por la mañana, entre las prisas, el sueño y demás ya no lo es tanto. Aunque este fin de semana hice limpieza y retire las mil toneladas de ropa sin usar, así que calvez ahora pueda ver más claro su contenido.

    Un abrazo

    • Aleja Marín 1 marzo, 2017 en 8:22 pm - Responder

      Raquel ¡Ha sido un gran paso!

      Con esa limpieza de clóset viene mucho mas, ya lo verás.
      A medida que quiera ir aplicando un poco estas recomendaciones vas a ver los cambios a tu ritmo.

      Cuenta conmigo
      Te mando un besote

      Aleja

  4. Alexandra Dacier 1 marzo, 2017 en 4:29 pm - Responder

    Vestirnos de amor propio debería ser una tarea diaria. Amo encontrar post como este, porque me motiva a seguir predicando sobre el amor propio.
    Aceptarnos debería ser una prenda esencial. Dejar de criticarnos por nuestros errores.
    Excelente post.
    Saludos.

    • Aleja Marín 1 marzo, 2017 en 8:25 pm - Responder

      Gracias Alexandra

      Me fascinó esa metáfora que usaste ¨Vestirnos de amor propio¨ para mí sería un vestido rojo para usarlo con tacones y la boca pintada de ese mismo color.
      No es cosa fácil congeniarnos con el término y además saber cómo ir sanándolo, pero ¡Es tan bonito cuando lo hacemos! siento y creo que todo ser humano en su reconstrucción es capaz de nutrirse con este alimento amoroso tan importante para diferentes ámbitos de nuestra vida.

      Un abrazote
      Aleja

  5. Amaya 16 marzo, 2017 en 5:23 am - Responder

    ¡Hola Alejandra!

    Sin duda nos estás proponiendo un mirada hacia dentro. La autoestima y el querernos, tal y como somos, supone un trabajo importante de búsqueda interior pero, como tú nos has expresado, son los primeros pasos para sentirnos mejor y conquistarnos a nosotros y a los demás. No podemos engañarnos, y la imagen importa, y mucho.

    Un abrazo

    • Aleja Marín 18 marzo, 2017 en 10:11 am - Responder

      Hola Amaya

      La imagen viene siendo como el último eslabón de una cadena que a veces queremos dejar pasar por diferentes razones.
      Claro que cuando comenzamos a cuestionarnos de si nos sentimos preparadas por dentro y por fuera para triunfar, retumba como un tambor el corazón, la mente y te das cuenta de cuánto importa ese exterior a veces prefabricado, producido o enmascarado.
      La posibilidad de expandir esa visión y de sanar a través de ir encendiendo esos focos apagados con la imagen, es como armar un rompecabezas donde el último fin es que nos veamos más luminosas y todo el mundo lo note.
      Es mi misión ir sembrando en el corazón de quien me lee, la semilla curiosa del saber más y cómo volverse una por dentro y por fuera.
      Gracias por leerme, te mando un besito.

Deje su comentario