Cómo empodera a una mujer ponerse un buen par de tacones

El poder femenino expresándose a través de la apariencia

Tengo una amiga – quien cuando me lea va a saber que se trata de ella- que ama andar en tacones. Desde el pasillo la oigo con su tuqui tuqui tuqui inconfundible y sé el poder que tiene como mujer cuando hace uso de este tipo de zapatos.

Desea que la miren, que volteen cuando pasa y comenten algo de ella, porque tras el zapateo viene una meneada de cabellera y un gesto corporal que la hace inimitable e inolvidable diría yo.

Me gusta que sea tan dueña de sí y como mujer la admiro pues ella se sabe dueña de su cuerpo, su belleza y le saca partido.

¿A quién no le gustaría ser recordada así, dejando huella en cada pisada?

Y es que lo realmente poderoso en una mujer es la actitud que toma cuando se sabe única, poseedora de algo que no tiene nadie más en la tierra.

Sean o no los tacones tu artilugio principal para quitar el aliento y salir a la calle sintiéndote arrebatadora, siempre debe existir en ti la capacidad de encontrar la forma de resaltar esos atributos que vienen contigo como marca de fábrica y que van dejando una huella imborrable en quien te conoce.

El verdadero ¨empowerment¨ femenino

Ahora sí, te quiero comentar un poco del porqué hoy en día usamos tanto esta palabra ¨empoderamiento¨ y remitirme al pasado para que puedas comprender mi punto.

El término se usó para referirse a un momento importante de la historia donde se decidió que la mujer desarrollara un protagonismo partiendo de ella misma hacia las demás y que, en su propio fortalecimiento radicara dejar como persona y como grupo, un papel donde su rol en la sociedad fuera equitativo e igualitario al del hombre.

Entiéndase el asunto: Equidad de género e igualdad, en ningún sentido se trata de establecer una batalla para ver quién gana aquí, se trata de que ambas partes, muy en su elemento, puedan confluir en diferentes ámbitos sin que uno pisotee al otro.

 Mientras más mujeres nos juntemos con el único deseo de nutrirnos individualmente para que luego podamos aportarnos las unas a las otras, seremos más poderosas y el mundo será un lugar diferente.

Nos guste o no, nuestro rol en la sociedad tiene una enorme importancia, pues  somos las que criamos y quienes sembramos en nuestros hijos las semillas del mañana.

El feminismo en su más pura expresión puede llegar a ser un poco extremista creo yo, pero asumiendo mi rol dentro de este movimiento, lo considero necesario porque ha aportado al género femenino una voz que ha sido escuchada a todos los niveles.

Una mujer tiene capacidades únicas, sólo hay que potenciarlas

Más allá del movimiento feminista, el verdadero despertar de la mujer se da cuando es capaz de mantener el foco encendido en su interior, en sus derechos, sus talentos y además, cuando puede fortalecerse en aquellas áreas donde realmente descubre que lo necesita.

Claro que el autoconcepto y la autoestima van de primera mano en este listado a trabajar, porque la verdadera mirada de una mujer cambia cuando, desde adentro, logra entender que así como es ella, es absolutamente suficiente para salir con actitud de entaconada a comerse el mundo.

Tenemos que adueñarnos, fortalecernos en nuestro SER, para lucir poderosas en esos tacones, caminar, hablar o sonreír y que nos vean, como no, derretidos de la pura admiración.

 

frase tacones mujer

 

No se necesitan más flores en un jardín que ya está florido, sólo regarlo y mantenerlo con suficiente agua y sol.

Valga la analogía para hacerte reflexionar en este punto donde, debido a la empedernida lucha en favor de ¨igualarnos¨ a los hombres, muchas veces se nos va olvidando que ser mujer, así con todas sus letras, también se refiere a expresar nuestra feminidad, ternura, comprensión y contención sin intentar querer dejarnos crecer el bigote y la barba para parecer una digna contrincante, que se abalanza sobre ellos en el ring de la vida.

Ser una mujer poderosa sin olvidarte de quién eres

No necesitamos lucir en demasía nuestra feminidad para reafirmarnos, ni tampoco manifestar nuestra masculinidad a través de una apariencia ¨a lo mero macho¨, sólo por el hecho de querer encontrarnos frente a frente en la lucha de poder, que ha significado durante tantos años obtener un lugar en altos puestos ejecutivos o en la política –sólo por dar ejemplos-.

 La manifestación real ha de estar concentrada en portar como una bandera –así enaltecida- nuestra naturaleza femenina.

Que se grite a los cuatro vientos que la vulnerabilidad o fragilidad con la que hemos sido tratadas por mucho tiempo, en nada tiene que ver con la apariencia y que, como dicen en mi tierra, ¨Los cortés no nos quite lo valientes¨.

Vístete para conquistar y ser conquistada

Ya te lo había dicho en el artículo pasado 5 mejores formas de vestirte para conquistar, la expresión de nuestra imagen externa viene de la mano con todo un trabajo interno que es lo que da los mejores frutos para mostrarnos con la mejor cara que tenemos.

Para ganar terreno en el mundo masculino, no hay necesidad de que te vuelvas a la par de ellos, al contrario. Tu verdadero poderío está en afianzarte con todo lo que eres y marcar la diferencia aportando con tu apariencia seguridad y confianza que son grandes pilares a la hora de desenvolverte en cualquier ámbito.

No tienes porqué dejar de ser tú

La feminidad es una de las características más bonitas que traemos las mujeres y de a  poco se nos está olvidando.

Queremos dejar de andar en tacones y ponernos tenis porque así nos sentimos más cómodas, quitarnos todos aquellos elementos de nuestra indumentaria que nos hacen ser distintas a los hombres.

Ya ni qué pensar en el maquillaje o en por lo menos peinarse…cada día que pasa andamos más a las carreras y si te toca trabajar desde casa, la cosa se pone peor y evitas todo contacto con el espejo.

No sé si te has visto en el reflejo de la computadora o en la pantalla del móvil, pero mirarte de verdad y no sentir que esa la que medio se asoma por ahí, eres tú con tu cara recién lavada, dándole los buenos días a los aparatos antes que a ti misma.

Y que conste que no estoy en contra de la ropa cómoda, al contrario. A lo que voy es a intentar encontrar el punto medio entre una mujer que se ocupa en su aspecto personal y en la que no lo hace en lo absoluto.

Hoy por hoy, gracias también a esa apertura de querer ¨ser iguales¨ hay un son de descuido, de abandono terrible que yo no sé tú, pero es muy feo de sentir y observar en la calle.

Hay que buscar las formas, las maneras, el tiempo y el momento de fijarnos en esos detalles y volvernos a conectar con esa esencia femenina tan especial que nosotras tenemos.

Plantarnos en la actitud cotidiana de defender, desde nuestra trinchera, a una mujer que puede equilibrar su imagen personal con sus otros atributos intelectuales y profesionales, sin perder identidad en el camino.

 

el verdadero poder de la mujer esta en su actitud

 

Y para hacerle un hueco a la coquetería y que no se nos vaya olvidando que con pequeños hábitos podemos ser parte de un verdadero movimiento empoderado de mujeres, quiero que te vayas con estas cinco claves en la mente para no dejar de ser femeninas, aunque la vida nos despeine.

Claves para ser cada día una mujer más poderosa:

1.- Cuida tus gestos, revisa la forma en como caminas, te sientas y paras. El lenguaje corporal es pieza clave en la Imagen Personal.

2.-Nunca está demás colocarse aunque sea un poco de brillo labial, máscara de pestañas, color en las mejillas y barniz de uñas… te juro que ese solo detalle te puede cambiar el día.

3.-Usa un detalle especial que vaya con tu personalidad. Los accesorios son geniales para eso; busca aquellos que te representan más y te identifican.

4.- Péinate, hazte un corte de cabello con el que simplemente te des un nuevo aire; llevar el cabello solamente amarrado te puede estar opacando.

5.- Ten en cuenta que así vayas por el pan a la esquina, el sólo hecho de vestirte con algo que te haga sentir bonita va a ser la diferencia en ti y en tu actitud.

¿Lista para hacerlas posible? ¡yo sí!

Como ves, son pequeñas cosas las que van sumando en tu imagen para sentirte poderosa y sólo es cuestión de ponerte en modo de  atención total en tu persona, ¿No se te hace rico?

No hay que hacer grandes cambios corporales o vaciar tus bolsillos comprando ropa de marca, la idea es que tengas dentro de tus objetivos brillar como mujer, sentir que andas con esos tacones que deslumbran en medio de la calle, aunque andes con zapatos bajitos….

Todo en esta vida es una cuestión de actitud.

Por ahora me despido enviándote todo mi cariño, no olvides de comentarme qué piensas, me gusta mucho cuando me escribes.

Te espero por el grupo en facebook: TRANSFORMANDO TU IMAGEN

Comparte con mujeres como tú que están en la búsqueda de una Imagen Personal auténtica, trabajando en ella su cuerpo, mente y emociones.

Que tengas una feliz semana, nos vemos el próximo jueves.

Con cariño,

A.

Guardar

Guardar

2017-03-31T10:09:22+00:00

14 Comentarios

  1. Mónica Locatelli 3 marzo, 2017 en 1:07 am - Responder

    Gracias, Aleja. Me encanta tu artículo. Me recordó mi “vida sobre tacones”. Una vida muy diferente a la que llevo ahora, lejos de los tacones, y un poco “escondida”. Y es verdad: nuestro poder como mujeres no se asienta en los “símbolos” (tacones, maquillaje, etc.), sino en la actitud con la que caminamos por la vida. Pero, para las que estamos “voluntariamente escondidas”, el truquito de recurrir de vez en cuando a un par de tacones o un poco de color en la cara, no viene nada mal. Abrazo.

    • Aleja Marín 3 marzo, 2017 en 10:52 am - Responder

      Hola Mónica

      Gracias por leerme y comentarme.
      Me gusta lo que dices, la actitud es primordial y la toma de decisiones desde la autenticidad, porque ni tan bueno es irte al extremo del descuido o al otro de la exageración.
      La mujer que se adueña de sí, puede fortalecer su imagen y demostrarlo porque hay una fuerza interna que permite que eso suceda.

      Un abrazo

  2. Liss 3 marzo, 2017 en 4:11 pm - Responder

    Jajajajjaa Dios de.mi.vida, que identificada me siento con este artículo, Los zapatos altos me fascinan, pero no lo son todo a la hora de mostrar tu persona, (no solo tu cuerpo, sino tu esencia) como tú dices, algunas se han mimetizado dejando los pequeños detalles a un lado, para no llamar la atención o porque simplemente no han tenido el tiempo para un retoque que buena falta hace….. Gracias Alejandra por estar presente con tus artículos en la vida de muchas de nosotras, ejecutivas, amas de casa, estudiantes, esposas y porque no MUJERES!!!!

    • Aleja Marín 3 marzo, 2017 en 4:19 pm - Responder

      Querida Liss:

      Espero haberte sacado una sonrisa al principio del artículo…tú vives entaconada aunque ahora ya no los uses tanto.
      El verdadero poder de una mujer está en conectarse con su esencia y de ser posible, que ese cable rinda para poderlo externar en la imagen personal, es decir, no quedarnos sólo en el físico o sólo en la mente, hay que combinarlo todo.

      Te abrazo!

  3. Conchi 7 marzo, 2017 en 7:44 am - Responder

    Hola Aleja,

    Me encanto lo de “actitud de entaconada”. Me apunto a eso. Creo que sé exactamente a lo que te refieres.

    Ya tengo tarea pendiente, porque creo que quitando del primer punto, el resto soy de las de mirarse a través del reflejo del ordenador y sentir que soy muy dejada. De hecho, para mí uno de los mayores handicaps será siempre el cabello. Siempre lo llevo recogido, supongo que por costumbre. Pero pienso ponerme las pilas en este asunto, porque además, puede reportarnos grandes beneficios, en muchas más áreas de las que nos pensamos.

    Gracias por el recordatorio y por los tips.

    Un saludo enorme.

    • Aleja Marín 9 marzo, 2017 en 8:55 pm - Responder

      Hola Conchi!

      No sé porqué no había entrado a leer todos estos bellos y nutritivos comentarios.
      Me gusta que estés en ese punto de reflexión y diciéndote a ti misma qué tanto te falta o qué tanto deseas generar una cambio positivo.
      En la Imagen Personal Consciente lo que se trata es de ver a la persona en tres dimensiones y trabajar con ellas para que por sí misma pueda descubrir lo que la está limitando y lo que puede potenciarla.
      Yo te invitaría a indagar un poco más en tus creencias o en aquellos mandatos que escuchabas desde niña, pues ahí vas a poder autodescubrirte de una manera que no imaginas.

      Pienso que llegó tu momento de abrir las alas y volar.
      Un abrazo

  4. Alexandra Dacier 8 marzo, 2017 en 12:28 pm - Responder

    Que mágico ser una mujer llena de estas cualidades que nos cuentas. A veces nos cuenta tanto reconocer esas capacidades para ir a comer el mundo que tenemos, empoderarnos, llenamos de vida y demostrar al mundo lo valioso que somos. Entiendo a tu amiga, yo amo el ir en tacones.
    Saludos.

    • Aleja Marín 9 marzo, 2017 en 8:58 pm - Responder

      Hola Alexa!

      Basta que decidamos ir haciendo esos pequeños cambios internos, para que algo se manifieste en nuestra apariencia de forma positiva.
      He estado de ese lado donde parece que me puse una venda en los ojos y no soy capaz de verme y cuando decidí cambiar la mirada ¡Todo a mi alrededor lo vi diferente!

      Así que te invito a que vayas probando cómo se siente tomarte en cuenta, escucharte y a modo de exploración lo vayas escribiendo.
      Estoy segura de que los resultados te van a dar la fortaleza que necesitas para continuar.

      Un abrazo

  5. Katiuska Ballesteros 10 marzo, 2017 en 5:42 pm - Responder

    Me Encanta el contenido!!! Y me veo reflejada en muchas de tus palabras, si nos conocieramos creeria que soy tu amiga a la que describes jajajajaaj… Tuve esos episodios de subirme a mis tacones y sentir que me comia el mundo, ahora me lo estoy comiendo pero con tacones mas bajitos =). Me gusta tu reflexion de que como mujeres debemos ocupar “nuestro lugar” ser esa fueza pero desde nuestra femenidad y desde todooo lo que tenemos para aportar como mujeres, sin competir con los hombres, dejemos que ellos tambien ocupen su lugar haciendo eco de su energia masculina.
    Coincido en que todo es actitud y que debemos aceptarnos como somos sin seguir estereotipos impuestos por la sociedad. Ser nosotras mismas, autenticas e ir incorporando esos pequeños cambios q nos sacan de nuestra zona de confort. Ser siempre una mejor version de nosotras mismas.
    Un Abrazo.
    Katiuska Ballesteros

    • Aleja Marín 13 marzo, 2017 en 4:44 pm - Responder

      Katiuska:

      Muchas gracias por tu acertado comentario.
      Me encanta saber que has probado esa sensación de andar entaconada por la vida. Esa emoción nos posiciona en un lugar privilegiado de poder, pero con suavidad en saber reconocernos ahí y reconocer también el lugar del otro.

      Anímate a descubrir de qué manera puedes plasmar toda esa fuerza interna que tienes en tu apariencia.

      ¡Vamos por ello con alegría!

      Un abrazo

  6. Ana Camacho 13 marzo, 2017 en 1:24 am - Responder

    Hola Aleja,

    muchas gracias por este artículo, nos recuerdas que ser mujer y “poder” no está reñido. Debemos pisar fuerte y no dejar nuestro lado más femenino para que nos tomen en serio, que ocurre en numerosas ocasiones.

    Un abrazo,

    • Aleja Marín 13 marzo, 2017 en 4:42 pm - Responder

      Ana:

      Desde nuestro lado somos más nosotras y eso es poder ¿No crees?
      Fomentemos ese movimiento que es natural en la mujer, para manifestar nuestra verdadera esencia sin competir con nadie.

      Un abrazo

  7. Raquel 16 marzo, 2017 en 3:38 am - Responder

    Yo hace tiempo que no uso tacones, mis pies protestaban, pero sin duda, Aleja, me quedo con la actitud entaconada. Reconozco que no siempre tengo la energía suficiente para ser tan consciente de mi misma, pero retomo el camino y me pongo en marcha.

    Un abrazo.

    • Aleja Marín 18 marzo, 2017 en 10:20 am - Responder

      Hola querida

      Hace tiempo también dejé de usar tacones 😛 pero la actitud entaconada hay que dominarla y expresarla lo más que se pueda.
      Creo que no necesitamos un segundo piso de 40 ó 60 centímetros para asegurarnos que estamos comiéndonos el mundo como a una manzana. Ahora, no necesariamente tenemos que estar activas de energía todos los días y estar radiantes por dentro y por fuera las 24 horas, la cuestión es equilibrarnos, porque todos los extremos tampoco son buenos.
      Conozco mujeres que van impecables en cuanto a su imagen, pero la autoexigencia es tremenda y no se dan ni un minuto de respiro por no tener ni un pelo volando. La cuestión es observar en qué momentos quieres que la vida te despeine y que eso no ocasione una explosión interior, como también lo es entender el porqué de un abandono que sencillamente no se corresponde con una parte fuerte mía sino con una débil.
      ¿A qué parte le quieres dar más poder o valor? entonces, sabiendo esas respuestas es más sencillo acomodar el tiempo, la energía y hasta los bolsillos para darnos lo que merecemos, ni más ni menos.

      Te mando un abrazote fuerte

Deje su comentario