Descubre cómo combinar bien los colores para iluminarte la vida con ellos

 

La teoría del color aplicada al fortalecimiento de tu ser interior y exterior.

 

El mundo del color es verdaderamente un tema muy amplio e interesante que nos ha acompañado desde siempre a los seres humanos.

No conozco a nadie que no sea capaz de conmover y conmoverse ante ellos y por algo son utilizados en diferentes profesiones como un empujón conceptual y emocional para motivar cambios de ánimo en las personas.

Yo pienso que somos seres luminosos y por ende, poseemos luces y sombras que contrastan con esos colores internos que están siempre presentes en nosotros, aún sin pensarlo y que, en una gran medida podemos usar a nuestro favor para comunicar, nivelar y calibrar nuestro mundo emocional.

Si tienes un espíritu creativo como el mío, seguramente no dejas de expresar tu imagen exterior a través de los colores y constantemente estás viviéndolo y vibrándolo en sintonía con tu corazón.

Así que más allá de las teorías, me gustaría que comenzaras a potenciar y manifestar el poder cromático que tienes a tu disposición.

La idea es que no dejes ni por un momento de pensar que con ellos puedes tener una herramienta de uso constante que te va a ayudar a integrar tus emociones con tu imagen y también a sacarte del atolladero cuando necesites animarte un poco y sientas que andas baja de energía.

 

El viaje interior o la iluminación de tu ser colorido

 

Ya va, seguro estás pensando que a Aleja algún bicho le picó y ahora quiere meterse a la onda chamánica y va a comenzar a indagar en temas transcendentales para el espíritu.

Digamos que sí soy un poco orientada a los temas holísticos, me gusta la iluminación del ser, de dónde vengo y para dónde voy, el fortalecimiento de las emociones y además, el desarrollo humano.

Por algo el tema de la imagen personal tenía que encaminarlo hacia algo más profundo y que se entienda claro mi mensaje:

No puede existir una expresión de la imagen exterior auténtica si no podemos vernos clara, nítida y cristalinamente desde nuestro interior.

Si fortalecemos esas raíces primero, lo demás se suelta solito y podremos mostrarnos con una magestuosidad digna del arcoíris, es decir, encontrándote primero para luego dirigirlo a la manifestación exterior de eso que tienes por dentro.

Aclarando este panorama, te resultará sencillo creer que todo lo que viene dentro de ese maravilloso empaque, positivo, negativo, más o menos es nuestro y de nadie más.

Y en el balance de esos atributos, así completicos, está precisamente tu poder.

 

El papel que tienen los colores en tu personalidad

 

Si pudieras mirarte por dentro ¿De qué color serías?

Mi corazón hay días que tiene colores realmente bonitos, positivos y alegres y otros que para nada se quieren encender.

Hay tonos que predominan en nuestro interior y a ellos hay que ponerles atención pues nos están mostrando un camino –muy alentador- de dónde podemos enrumbar nuestra vida en ese momento y cómo podrías, al combinarlos con tu día a día, lograr equilibrarte emocionalmente y sanar.

 

El infinito mundo del círculo de los colores

 

No sé a ti, pero yo cada vez que veo un círculo cromático me da como una especie de felicidad loca.

Y cuando pongo en mi mente la palabra combinación, ¡Me da peor!!!

Me convierto de repente en el ratoncito de la película Ratatouille, que cada vez que mordía un pedazo de queso, junto con otra cosa, sentía fuegos artificiales estallando en su cabeza.

Así tal cual me pasa, no te lo niego.

Y eso mismo nos llega a pasar cuando, un día cualquiera, deseando encender esa llamita interior, apostamos a la comodidad de un tono y luego decidimos agregarle otro para ayudarnos a levantar ese ánimo como si se tratara de un viaje en la alfombra mágica de Aladino.

 

Encontrando respuestas emocionales a través de la energía del color

 

Hay un ejercicio muy bueno que explicó maravillosamente el coach Domingo Delgado en su web de psicología aplicada a la imagen que te quiero compartir y  puedes hacer si quieres detectar cuáles son tus colores emocionales internos mirando a través del círculo cromático.

Puedes darte una paseada por todo ese universo colorido, tomando como base los más representativos -que van de cálidos a fríos– para que puedas sentir, sólo con verlos, la emoción que te evoca ese tono en particular.

 

 

Tómate de 10 a 15 segundos, fíjate bien si lo que sientes es algo positivo o negativo sobre estos colores, porque ahí está la clave para que puedas encontrar el trampolín al equilibrio de esos sentimientos estancados.

Deja aflorar lo que llega a ti porque ahí puede estar la clave de un ajuste emocional. Mientras los observas, permite que se manifieste todo tu ser ahí.

Describe en palabras si lo que estás sintiendo en tu momento presente crece o disminuye cuando tus ojos pasan por cada uno de ellos. Puede ser rabia, dolor, cansancio, energía, alegría, soledad, abandono…deja que los colores te guíen en ese instante.

¿Cuántas cosas nos ayudan a ver los colores de repente, verdad?

Cuando haces este tipo de contacto contigo misma usando los colores como herramienta, por supuesto que vas a saber que, si hay un tono en específico que te está haciendo vibrar mal ese día, pues no lo vas a usar.

La respuesta está en el mismo círculo donde están expuestos los colores opuestos a ese que te está causando un poco de malestar.

Aunque te hayan dicho que el naranja es el tono de la energía abundante, si tú no te sientes en sintonía con él haciendo el ejercicio, es mejor que lo descartes y uses uno con el que estés más cómoda.

Cuando eres capaz de tomar en cuenta ese estado emocional cromático, puedes usarlo a tu favor ubicando el color que se encuentra del lado contrario a él en el círculo cromático.

Es decir, busca el complementario, aquel se encuentra opuesto a ese tono que, por el momento, no se enciende dentro de ti de forma positiva.

Y para que lo veas mejor, te dejo esta gráfica para que sepas qué tono usar siguiendo el ejemplo del color naranja. Su opuesto o complementario es el azul, que de seguro va a contrarrestrar esa mala energía en ti.

 

 

Usando el color y aplicando su psicología

 

Sí, me encanta el significado de los colores, pero quedarse sólo con la parte positiva es como comerse una rebanada de pastel por la mitad y como tú comprenderás, la glotonería no me dejaría hacer semejante desperdicio.

También sabes que una de las bases para plasmar la teoría del color en tu imagen personal, es la aplicación del TEST, (que puedes descargalo aquí) donde podrás saber, qué colores son los que mejor te van según tu tono de piel y que van dependiendo de una gama en particular, cosa que te expliqué a grandes rasgos en mi artículo **Usa los colores a tu favor…**

Pero cuando vas más allá de lo escrito, de lo que es dominio público, te haces aún más fuerte, porque eres capaz de escucharte y de ir integrando tus emociones más profundas a través de tu imagen exterior. Siendo esto algo único que será tu mejor secreto de belleza.

Así como no podemos obviar esos rasgos negativos, heridas emocionales, defectos y demás características que son los que nos hacen ser humanas y maravillosamente imperfectas, tampoco podemos obviar que asociar una sola emoción al color es como no aprovechar totalmente lo que este universo cromático tiene disponible para nosotras.

Los colores influyen en el estado de ánimo para bien y para mal y eso hay que aprovecharlo al máximo.

 

Eva Heller, en su libro ¨Teoría de los colores¨, a partir del estudio del color que realizó el escritor alemán Johann Wolfgang Goethe  expone abiertamente la manera en cómo los colores están siempre yendo más allá de la razón y el corazón y que la percepción que tenemos de ellos incide directamente en nuestro estado emocional.

Si te vas un poco más allá y quieres investigar a fondo de este increíble y apasionante tema, te recomiendo te des un paseo por la web: Psicología del color que tiene un muy buen contenido para que conozcas las características tanto positivas como negativas que traen los colores y que posiblemente disparen o dispersen nuestra energía en algún momento.

Como mujeres en camino hacia el desarrollo de una imagen personal consciente, tenemos que comprender que hay que usar todos los recursos y herramientas disponibles para poder expresarnos totalmente y que nuestra apariencia todos los días vaya potenciándose de adentro hacia afuera, en una comunión armoniosa de quienes somos.

Después de esta revelación, sé que viene la gran pregunta:

 

¿Cómo combinar mejor los colores de mi ropa?

 

A partir de la exploración interna de lo que necesitas para salir despampanante de tu casa ese día en particular, claro que viene lo más sabroso que es decidir un tono en especial que te ayude a sentirte mejor y a partir de ahí, jugar con los colores y sus posibles combinaciones, cuyo tema profundizaré un poco más la próxima semana.

También quiero que sepas que para usar colores, no existe el plan ni la paleta perfecta. Tienes que ir aprendiendo el sutil arte de familiarizarte y vibrar con ellos primero, para que después te den ganas de jugar y sentir que realmente son tus aliados.

La mejor combinación del color es aquella que puedes hacer partiendo de tu gusto, de lo que quieres expresar y además, de la intención que quieres comunicar con tu vestimenta.

¡Todo eso tiene que ver!

No podemos dejar nada al azar, ni al lazamiento del Tarot ni a que el gurú de moda y la Revista Cosmopolitan me dijo cuáles eran los colores de esta estación en tendencia y ya.

¡Hay que ocupar todo lo que tenemos para volvernos unas magas del uso del color en nosotras!

Porque cada día podemos sacarle mejor partido al conocimiento que vamos adquiriendo con esto y transformar nuestra imagen, para que nos lleve hacia lo que deseamos alcanzar.

Entonces, tener a la disposición una carta en específico, dependiendo de nuestro tono de piel no es suficiente ¿verdad? ayuda ¡Sí, claro que sí! es una herramienta más a nuestro favor en el gran póker de la vida, pero no la única.

Saber usar una paleta de colores a mi favor ¡También sirve! pero siempre observándome desde mi interior.

Porque la luz del corazón no engaña a nadie y sabrá bien guiarte siempre, no lo dudes nunca.

Por ahora te dejo pensando un poco en este tema y si tienes alguna duda escríbeme, me encantará que juntas encontremos el mejor camino posible para que domines el divino arte del uso del color en tu vida.

 

Un abrazo cariñoso

 

 

 

 

 

 

 

 

Guardar

Guardar

2017-03-22T21:30:18+00:00

9 Comments

  1. Conchi 9 marzo, 2017 at 8:57 am - Reply

    Hola Aleja,

    Me gusta la propuesta de combinar los colores, pero sobre todo elegir aquellos con los que nos sintamos más cómodas. Verás, yo últimamente utilizo mucho los colores oscuros para vestir. Sobre todo, el negro. Y aunque es un color bastante neutro que me gusta, sé que esconde otra razón detrás: quiero ocultarme y disimular.

    Así que, aunque no tenga que descartarlo del todo, puedo empezar a dar pasitos y dejar de esconderme, utilizando complementos o combinando las prendas. Si hay algo negro, encontrar otra prenda que sea más colorida y que me transmita más alegría para complementarla, ¿no? Creo que es una forma de empezar poco a poco, con la que me sentiría cómoda.

    Lo probaré y te contaré cómo me va.

    Un saludo enorme.

    • Aleja Marín 9 marzo, 2017 at 9:00 pm - Reply

      Hola Conchi:

      La pregunta que te haría es ¿Qué intentas ocultar y disimular? ¿Qué es aquello de ti que deseas pase desapercibido ante los ojos de los demás?
      Respondiendo estas preguntas podrás ir haciendo esos cambios de color de manera más consciente.

      Te veo y pienso que eres una mujer hermosa y talentosa. Sería fantástico que todo tu ser lo expresara ¿No crees?

      Te envío un besito con todo mi cariño.

  2. Angélica 9 marzo, 2017 at 1:21 pm - Reply

    Qué bonito artículo!!! Lo sentí muy cálido y tierno. Me encata pensar y sentir lo que los colores nos aportan. Mucahs gracias, estoy haceido los ejercicios y ya comentaremos.

    • Aleja Marín 9 marzo, 2017 at 9:02 pm - Reply

      Angie hermosa!

      Aquí también usamos la intuición maravillosa para vestirnos de colores por dentro.
      Ya quiero saber de qué colores está encendido tu foco interno.

      Te abrazo

  3. Giovanna Brillembourg 9 marzo, 2017 at 4:05 pm - Reply

    Buenísimo!! Soy muy sensible a los colores y siempre los uso para cambiar mi estado de ánimo. También paso por épocas cuando quiero siempre usar rosa, o azul… y nunca sabía por qué? Voy a leer los otros artículos que sugieres. Muchas gracias!

    • Aleja Marín 9 marzo, 2017 at 9:04 pm - Reply

      Giovanna!

      Qué bonito saber que los colores forman una parte tan importante en tu vida.
      Así han sido para mí y cada vez que descubro en ellos algo más para aprender y fortalecerme ¡Los amo más!

      Tu intuición definitivamente te ayuda para elegir el tono que necesitas a nivel emocional, ahora que hagas el ejercicio, pon un poco más de atención a los sentimientos que salen a flote y entonces, usa el tono complementario y me cuentas cómo te vas sintiendo.

      Te mando un abrazo

  4. Ana Camacho 13 marzo, 2017 at 7:24 am - Reply

    Hola Aleja,

    te cuento mi historia con los colores, jajaja. En cuanto al que más me gustan para cualquier cosa es el azul eléctrico, supongo que esto habla de mi personalidad. Sin embargo, me gusta vestir de color negro, mucho, no entiendo por qué, porque además yo soy una persona bastante positiva. También me gusta vestir con colores llamativos pero de estampados lisos, esto siempre. No suelo llevar estampados, no me favorecen. Por otro lado, creo que rodearte de ciertos colores te da energía o te la quita, vamos que afecta a nivel emocional.

    Un abrazo,

  5. Alexandra Dacier 15 marzo, 2017 at 3:46 pm - Reply

    Muy importante este tema. Vengo de un país tropical y allí por ley verás gente con ropa de colores, que chocante fue el ver que aquí es mucho de llevar ropa oscura. Los colores a mi me dan vida y cuando voy muy oscura de vestimenta intento que mi ropa íntima este lleno de color.
    Yo por dentro creo que doy de muchos colores. Ja ja ja. No puedo elegir uno solo.

    • Aleja Marín 18 marzo, 2017 at 10:13 am - Reply

      Alexandra ¡Yo soy Caribeña!

      No puedo, por más que quiera, vivir sin el color en mi corazón.
      Te entiendo perfecto cuando me dices que algo tienes que ponerte que vibre contigo y el trópico, porque sin duda la sangre le palpita a uno y eso no se puede negar.
      Me encanta que ese arcoiris brille por dentro de ti, me siento totalmente identificada.

      Un abrazo

Leave A Comment