Las palabras más usadas en el mundo de la moda que debes saber a fondo

 

De uno u otro modo, casi todas hemos sido víctimas del avasallante mundo de las tendencias en la industria de la moda.

 

Hemos comprado ropa a diestra y siniestra, queriendo seguir ese ritmo vertiginoso que nos bombardea por todos lados.

 

Por eso hoy quise definir un poco estos tres términos: Moda, Tendencia y Estilo con el único fin de que puedas sacar tus propias conclusiones sobre qué terreno has estado pisando hasta ahora al momento de elegir tu ropa.

 

¿Qué es un tendencia?

 

Comienzo con el primer paso que se da para generar ese cosquilleo que te empuja a comprar ese vestidito ¨vintage¨que tal vez nunca formó parte de tu personalidad, pero que se le ve muy mono a la actriz tal, de la novela tal.

 

Ésas son las tendencias y que tiene el poder de sugestionar e inducir a las personas a inclinarse a cierto tipo de ropa, calzado, accesorio y hasta tono y corte del cabello.

 

Pero no pienses que esto es al azar o un invento simple y llanamente mediático.

La verdad es que lo que determina una tendencia es parte de una investigación donde los protagonistas principales están en la calle.

Sí, con sus colores, combinaciones y variaciones de texturas, la cadencia de sus usos y la forma en cómo se enlazan entre sí, lo va escribiendo, de manera casi inmediata, todo aquel que es atrevido y capaz de hacerse notar con la irreverencia de su paso.

 

Los más preciados maniquíes están en el asfalto, son de tallas reales y no dudes ni un poco que tú, entre tanta gente, puedes ir marcando una tendencia sin querer queriendo.

 

Claro, aquí se juegan infinitos factores, no sólo la gente…

 

Estos influyentes seres, con poder mediático también tienen mucho qué ver, como actrices y cantantes que constantemente se dejan ver marcando con su personalidad, mucho de lo que luego vemos en las tiendas para ser usadas por las más comunes de las mortales.

 

¿Cómo interviene la moda en una tendencia?

 

Moda y tendencia se dan la mano, son pareja y se quieren mucho.

Los grandes diseñadores juegan un papel importante en la visión que dan al mundo sobre lo que será tendencia, a veces se basan en un material en específico, en los colores o en una textura en particular.

 

Pero también es grandes movimientos sociales y emocionales que se muestran en la actualidad.

 

Cualquier detalle puede llegar a convertirse en tendencia.

 

La moda se globaliza y quienes la diseñan saben qué elemento en especial puede volverse una tendencia fuerte y en ese sentido realizan piezas que vienen sí, marcadas con su increíble sello personal y conceptual,

 

pero indudablemente influenciadas por lo que, tiempo atrás, vieron en muchas personas, que se inclinaron hacia ese ¨algo¨que poco a poco se va convirtiendo en tangible a través de la creación de colecciones que nos ayudan a fantasear un poco a través de las pasarelas, para después llegar a las grandes tiendas adonde podemos adquirirlas.

 

Para qué negarte que tengo en mi corazón una especial inclinación y fascinación por este mundo donde puedo inspirarme y saber porqué es que están tan de moda los bordados en la ropa y las transparencias, por ejemplo.

 

Sin embargo, no olvides que todo nació en las calles, se filtra a través de los ojos de un creador y claro, la televisión y las revistas hacen lo suyo y aquello se vuelve un fenómeno de los que no muchos podemos escapar.

 

¿Qué cosa mala podría pasar si sigo ciegamente la moda?

 

¡Pues yo creo que nada!

 

Lo que sí es que tienes que tener cuidado, porque la moda es algo efímero y además cíclico.

Pasa tan rápido ante nuestros ojos que, apenas nos estamos acostumbrando, ya viene otra cosa y correrías el riesgo de volverte esclava de ella.

 

¿Te imaginas la inversión que tendrías que hacer para cumplir con todo lo que implica vivir ¨a la moda¨?

 

Como lo veo, un gasto excesivo y que podría llevarte a construir una imagen vacía, donde estás dejando de lado quién eres realmente y la expresión más viva de tu personalidad.

 

La moda puede inspirarte a construir una historia personal a través de tu estilo,

pero no debe ser un camino al cual seguir, sólo por sentir que vivirla, es lo que más te va a acercar a ser valorada.

 

Por el contrario, caer en esta trampa te puede dejar atrapada y sin salida en el difícil trayecto de perderte a ti misma y dejar de mirarte con la certeza y cercanía que se requiere para sentirte segura de ti en cualquier ámbito en el que te muevas.

 

¿Cómo podrías reflejar tu propia imagen del éxito si está basada o copiada de alguien más?

 

El tercer punto y que también considero importante es tratar de encajar, sí o sí en algunas piezas de ropa que quizás no sean lo más adecuadas para ti con respecto a tu figura y talla.

 

Esto para no caer en la penosa situación de usar prendas que no nos van y desproporcionan, y que lejos de significar un repunte en sacar a relucir tus virtudes, se conviertan en una sepultura de tus atributos y voluptuosidades.

 

Eso es como querer ponerse unos zapatos de una talla más pequeña ¿Podrías caminar con ellos?

 

Yo no podría.

 

Sí es bonito sentirse a la moda, pero más hermoso es poder usarla a tu favor, conociéndote y sabiendo que eso que te pones está reflejando la innegable belleza interior y exterior que te conforma.

 

Nada de usar por usar, es saber lo que va y explotarlo al máximo.

 

¿Cómo se descubre eso?

 

Trabajando en tu estilo personal

 

El estilo es precioso porque es tu verdadera expresión individual.

En pocas palabras, es lo que te hacen andar por ahí mostrando tus rasgos particulares, tus valores esenciales y todo aquello que te es propio inolvidable.

 

Es tu huella más real y pura en el mundo.

Y para conseguirlo lo principal es tener una conexión contigo.

 

Un vínculo sano, amoroso, firme, que te permita reconocerte y elegir, entre tantos tipos de estilos que hay, uno en particular que te ayude a brillar con luz propia sin caer en copias o en escenarios de cambio constante como pasa con la moda y sus tendencias.

 

No en vano todo el que sabe de este tema, está haciendo hincapié en que puedas reconocer, primero en ti aquello que te define, lo que no pasará de largo en el tiempo y lo que de verdad perdurará al pasar de los años.

 

Como puedes ver, el estilo no se trata de la talla o de la ropa que estés usando, tampoco de las marcas de moda o de si el logo de esos bolsos de diseñador famoso se ve de aquí a cuatro cuadras más.

 

En realidad es generar una relación contigo, donde los ingredientes como el autoconcepto y amor propio formen una sinergia tal, que te ayuden a potenciar tu imagen y como resultado final, puedas verlo reflejado en el aumento natural de tu autoestima.

 

Ésa es mi propuesta constante, te invito a vivirla todos los días.

 

Con cariño,

 

 

 

 

 

 

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

2017-06-29T18:37:29+00:00

Leave A Comment