Aspectos negativos del color que puedes tomar en cuenta para sanar tus emociones

 

Cuando descubres aquello que asoma el color en ti, puedes liberarte de patrones que te limitan y fortalecerte

 

Se acaba marzo y este mes ha sido un total estallido de colores por todos lados. Cada uno de los artículos que te he compartido tenían la sana intención de que tuvieras una idea más amplia de todo lo que puede hacer el color por ti y que además, lo uses con la consciencia de que vas a proyectar una imagen que va más allá de lo aparente.

Como todo en la vida está hecho de polaridades, este tema no queda lejano a ese misterio. Luz y sombra, negativo y positivo, bueno y malo, estamos constantemente vibrando en esa dualidad y lograr el equilibrio es parte de encontrar en tus debilidades fortalezas y viceversa.

 

Equilibrar las emociones ¿Cómo se hace?

 

Para no entrar tan profundo a tratar este tema de las emociones y que psicológicamente hablando necesitan de un profesional para encaminarlas.

Sólo tocaré un poco lo que concierne al aspecto emocional a través del uso del color y su expresión en la imagen externa.

Hoy por hoy existen muchísimas técnicas, herramientas, tanto ancestrales como científicas que pueden ayudarte a encontrar el hilo negro existencial y sanar todas esas heridas de un modo gradual y con el compromiso de que estás dándote lo mejor que puedes para ser un poquito más feliz todos los días.

 

Porque cuando tú estás equilibrada emocionalmente, puedes gestionar mejor tu relación contigo misma y usarlo a tu favor.

 

Así mismo como cuando te digo que la base de una buena proyección de tu imagen está en fortalecerte a nivel interno, para que puedas reflejar eso luego con tu apariencia.

No hay más y mejor camino que el que vas labrando tú misma, apoyándote en las personas que realmente necesitas para conseguir lo que deseas.

Ahora bien, el color tiene mucho que ver, ya te conté un poco en un artículo anterior:

Descubre cómo combinar bien los colores para iluminarte la vida con ellos

Tenemos un foco cromático interno que nos está diciendo unas cuantas verdades y de nosotras depende hacerles caso.

Si tu intención es indagar un poco más, pues vamos a ir más allá en cuanto a los aspectos negativos que tienen los colores, eso, con la idea de que te pongas sincera contigo misma y te hagas el cuestionamiento que necesitas para crecer.

Una mirada profunda que nunca está demás

 

Tiene que existir ese deseo en ti de verte para transformarte, de crecer para avanzar. Y lo creas o no, tu imagen externa está todo el tiempo contando tu historia, con todos sus detalles, representada por la única protagonista que eres tú.

Cuando te pones verdadera atención, va a salir todo lo que duele y que construye y libera, de que te lo digo yo.

 

Analizando tus colores, descubres tus secretos

 

Te decía que hay que hacer un análisis más a fondo de porqué nos llegamos a hacer de unos tonos más que de otros.

Usar para bien o para mal la psicología del color puede ayudar mucho, sin embargo ¿Te has fijado que por lo general nos referimos a ellos sólo de forma positiva?

 

¡Quiero rojo para la pasión!

¡Verde esperanza!

¡Amarillo es lo que luce!

¡El azul me da paz!

 

Y un sinfín de frases que ya son de dominio público, que nos conocemos muy bien y que se han quedado fijos en la memoria, siendo, un referente en su uso y que de alguna manera nos han salvado, ¡Cómo no!  esos días de bajones de ánimo que no sabemos ni con qué ni cómo se soportan.

 

Sólo que déjame decirte que no todo en los colores es bello y amoroso, hay más ¡Y eso es bueno!

 

No hay que mirar nada más una de las dos caras y quedarnos con ella, no nos va a dejar aprender de ese lado ¨B¨ que también construye.

Hay tonos que verdaderamente sentimos que nos están aportando algo en positivo, pero otros que de plano se pueden volver una verdadera pesadilla.

Es obvio pensar entonces, que mientras más los conozcas y te conozcas a ti misma, podrás hacer un balance con ellos y realmente potencializarlos como para que alcances las estrellas cada vez que salgas a la calle.

 

Sombras internas de los colores

 

Entremos en detalle para que no se pierda de vista el propósito de este artículo que es mostrarte una forma de ver ese color que tanto te pones, para encontrar el significado de algún desequilibrio que hay por ahí.

Es propio enlistar algunas de las características positivas y negativas que tienen algunos, pero claro, con la salvedad de que no hay reglas estrictas ni están escritas en piedra estas cosas.

Pero si tú al hacer un careo franco contigo, te comienzas a sentir incómoda o te mueve de alguna manera una emoción o herida del pasado, agárrate de ahí y no te sueltes, para que puedas apoyarte en eso y abonar el maravilloso camino hacia la sanación.

Quiero que veas algunos aspectos negativos del color y después cerraré con las posibles preguntas que puedes hacerte para indagar qué emoción te mueve el uso de ellos.

 

Recuerda que todo va en función de mejorar. La propuesta es que puedas trabajar emociones y aumentar tu autoestima en el camino de la imagen personal.

 

 

¿Qué te pareció?

 

Antes que nada quiero decirte que no te vayas a abrumar. Como todo, el conocer esta parte del mundo del color es para que actúes en positivo hacia ti con respecto al desafío que implica conocerte más.

Seguramente ya habías experimentado algunas sensaciones que asociabas a estos aspectos, pero no encontrabas la forma de digerirlo.

Verás, a mí me llegan algunos comentarios de personas que me dicen: Oye Ale, uso mucho el negro y ya quiero cambiar eso, deseo voltear de cabeza mi mundo y voy a empezar por ahí.

¿Te ha pasado, sí o no?

Porque claro, llega un momento que un color, por mucho que nos encante, que sea nuestro favorito, termina por cansar y fastidiar.

 

Pregúntate todo el tiempo: ¿Qué pasa conmigo y este color en especial?

Mira con detenimiento esta lista de posibles razones y siéntete con una brújula que te ayudará a comenzar el viaje a tu interior a través de estas preguntas que podrás contestarte en silencio.

 

-Blanco: ¿Te sientes con poca libertad? ¿Tus relaciones personales se han vuelto frías y distantes? ¿Hay alguna cuestión en tu vida que te haga sentir agobiada y sin fuerzas para salir de ese estancamiento?

 

-Amarillo: ¿Tienes un buen balance de tus logros o no te los reconoces? ¿Te has o te han traicionado y no sabes cómo canalizarlo? ¿Piensas mucho en el futuro y no disfrutas el presente?

 

-Naranja: ¿Puedes expresar tus emociones o te las callas? ¿Te prometes cosas que no cumples?

 

-Rojo: ¿Cómo manejas la ira, te está costando equilibrar tu enojo? ¿Te has sentido detenida, dando vuelta en círculos, te cuesta tomar acción porque te da miedo?

 

-Morado: ¿Te has sentido incapacitada de tomar las riendas y hacerte cargo de ti misma? ¿Guardas resentimientos?

 

-Azul: ¿Te aíslas ante situaciones que tienes que enfrentar? ¿Te rebelas ante las normas y no quieres seguirlas?

 

-Verde: ¿Qué parte de tu vida necesita atención y cuidados? ¿Qué tanto pones de manifiesto tu creatividad? ¿Eres capaz de mostrar tu autenticidad en el mundo?

 

-Negro: ¿No sabes manejarte frente a la autoridad en otros y en ti misma? ¿Deseas esconder tus limitaciones ante la máscara del misterio?

 

-Rosa: ¿Cómo es tu relación con tu niña interior, deseas que todo el mundo te proteja? ¿Te has sentido débil ante la toma de decisiones?

 

-Café: ¿Cómo es la relación con tu cuerpo, no te gusta verte? ¿Cómo es tu manejo de la abundancia que se presenta en tu vida, logras verla o vives de carencias?

 

-Gris: ¿Te molestan con frecuencia las personas extrovertidas? ¿Cómo te hablas a ti misma, qué tal te va con tu juez interno?

 

Después te invito a que reflexiones ¿Qué sientes o qué pasa contigo cuando ves estos colores en otras personas?

 

¡Ahí vas a sacar más datos!

 

Bien calladito que se lo tenían estos colores ¿Verdad?  pero ya con esto vas a poder sacar varias emociones por ahí que necesita pulirse ¿No crees?

Yo por lo pronto sigo trabajando en mí estas sensaciones y tomando mucha nota, pero sin maltratarme, porque mi amor es primero.

Si tú quieres aprovechar al máximo estas herramientas y descubres que se está manifestando más de una piedra en el zapato emocional, no dudes en buscar ayuda psicológica. Créeme que, si lo haces con un propósito que ya vislumbraste, es de mucho más provecho y con el éxito garantizado de que estás trabajando en ti, aquellas partes oscuras que necesitan encenderse.

 

Tómate tu tiempo para hacer este ejercicio y obsérvate amorosamente

 

 

Creo fervientemente en que todos podemos autosanarnos si contamos con la voluntad y el compromiso de salir adelante en ello.

Por lo pronto, te dejo hasta la próxima semana que entramos en otro interesante tema para seguir creciendo por dentro y por fuera.

Escríbeme que me encantan tus comentarios y dime en qué puedo ayudarte.

Un besito

 

 

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

2017-03-31T08:59:16+00:00

10 Comentarios

  1. Cristina 30 marzo, 2017 en 10:29 pm - Responder

    Hola Alejandra,

    ¡Qué interesante! Me ha sorprendido bastante este artículo porque si bien siempre he tenido presente la influencia del color en nuestras vidas, en el diseño, en la ropa, en casa… nunca me había parado a pensarlo desde el punto de vista de la influencia negativa.
    Sorprendida también al leer el significado negativo de los colores que suelo usar y al hacer un análisis de las épocas en las que más he utilizado cada color porque es cierto que hay coincidencias. También en los colores que nunca uso.
    Ha sido un descubrimiento. Gracias.

    Un abrazo.

    • Aleja Marín 31 marzo, 2017 en 10:37 pm - Responder

      Cristina:

      Muchas gracias por leerme.

      Ese descubrimiento que has hecho abre muchas puertas, sólo depende de ti usarlo como un potenciador de sanación, pues después de eso, la imagen que tenemos de nosotras mismas va haciéndose más fuerte y por ende, se va a manifestar hacia afuera.
      Lograr ese equilibrio es estar conectada con tu propia búsqueda de estabilidad y felicidad.

      Hay que ir por ello, ¿No crees?

      Un fuerte abrazo

  2. Conchi S. 4 abril, 2017 en 7:02 am - Responder

    Hola Aleja,

    Te digo que sí me voy a dar a la tarea de hacer el ejercicio que propones, porque estaba sintiéndome muy identificada con esta parte más oscura de los colores que utilizo en mi día a día.

    Esto de conocerme más a través de los colores que utilizo es nuevo para mí, pero creo que puede ser un enfoque muy curioso y, sobre todo, enriquecedor.

    Gracias por compartir.

    • Aleja Marín 12 abril, 2017 en 4:01 pm - Responder

      Conchi querida

      Sí es muy enriquecedor y nutritivo porque nos conecta con una parte de nosotras que quizás aún no hemos volteado a ver.
      Como le decía a Amaya, pregúntate qué ganancia obtienes optando por algún color en particular, quizás te hace sentir más segura o de alguna manera en confianza.

      Veremos qué te va diciendo esto.

      Un abrazo

  3. Ana Sainz 5 abril, 2017 en 10:22 am - Responder

    ¡Qué bueno! Sabía de la psicología del color pero nunca me había planteado esa perspectiva.

    Es cierto que hay colores que no me gustan y no me pongo, y que de forma inconsciente asocio a emociones negativas. Ahora entiendo que no estaba loca 🙂

    • Aleja Marín 12 abril, 2017 en 3:59 pm - Responder

      Ana

      ¡Claro que no estabas loca!

      Los colores también hablan de nosotras y de lo que traemos por dentro.
      Hay que verlo en esos aspectos oscuros, pues nos dan más datos de nuestra personalidad y de un caminito que podemos seguir para equilibrar esas emociones que quizás no nos están ayudando a lograr cosas.

      Lo que nos impulsa y lo que nos limita, también viene con uno.

      Un abrazo

  4. Alexandra Dacier 5 abril, 2017 en 1:56 pm - Responder

    Me encanta los temas sobre las emociones y mezclarlo con los colores me parece una mezcla genial. Para mí llevar colores claros me llena de vida y es que los colores dejan mucho que decir de nosotros. Tengo que hacer el ejercicios que planteas.
    Saludos.

    • Aleja Marín 12 abril, 2017 en 3:57 pm - Responder

      Alexandra

      Mil gracias

      Anímate con el ejercicio que los resultados son impresionantes.
      Hay que asomar la cabeza por aquí primero y después entenderemos otro montón de cosas de nosotras mismas.

      Un abrazo

  5. Amaya 6 abril, 2017 en 2:22 am - Responder

    ¡Hola Aleja!

    Madre mía, cuando he leído sobre los aspectos negativos de los colores que más uso me he llevado las manos a la cabeza! No me identifico nada con ellos, así que ¡acepto tu reto! Voy a reflexionar sobre ello porque seguro que voy a encontrar respuestas interesantes.

    Un abrazo

    • Aleja Marín 12 abril, 2017 en 3:56 pm - Responder

      Amaya

      Ya quiero que me cuentes qué sucede con esos cambios de color que quieres dar.
      Antes que nada, pregúntate cuál es la ganancia que recibes adoptando esos tonos que son los ganadores en tu paleta hoy por hoy, si es afectiva o de qué índole, porque eso te dará más pistas.

      Por aquí ando si me necesitas.

      Un abrazo

Deje su comentario