5 cosas que aprendí sobre combinar colores e imagen corporal en mi viaje a la playa

 

Soy una mujer que ama el mar y eso me corre por las venas porque soy caribeña. Claro, también es porque pasé casi toda mi vida en la playa en cuanta vacación había.

Mis hermanos y yo éramos como peces, no parábamos de nadar y estábamos todo el día ahí metidos, explorando la vida submarina con nuestros ojos de niños.

No me faltaba nada cuando estaba ahí, los complejos y la escasez de coquetería para elegir traje de baño quedaban atrás porque a esa edad, asumía la ida a la playa como un viaje para lucir mi ropa más vieja, pues en verdad, era lo que menos importaba.

El reto del verano

Así que en mis más recientes vacaciones, me reté a mí misma y me dispuse a encontrar la manera de lucir (como nunca antes), un atuendo playero fácil de combinar y que me ayudara a sentirme a gusto con la ocasión.

Sin pensar en esto de los kilos extras y de los cabellos desprolijos que me mandó la vida como sello natural, te puedo asegurar que esta vez no salió a relucir el tema durante el viaje, sino que al contrario, crear mi propio estilo playero me dio más confianza y seguridad. Porque lo que soy, lo soy en un todo, no nada más en lo externo.

Amar a tu cuerpo tal y como es, no es más que una decisión que tomas todos los días

Lo que quiero contarte es que el reto me funcionó muy bien, pues pude hacer mi propia paleta de colores, sujeta a mi estilo y personalidad, además de la practicidad para poder moverme con mis dos niños pequeños. Pero eso sí, dándome la oportunidad de darle cabida a la aceptación y reconocimiento a mi imagen corporal, que como siempre te he dicho, no es perfecto, pero sí muy mío.

En el mar la vida es más sabrosa y colorida

Me fijé en varias chicas que vacacionaban como yo, sus combinaciones y también las telas que eligen para ir al mar. Pero lo que no pude dejar de ver es que todas, tienen cierto temor de mostrarse. Y sí, existen unos cuerpos muy bien puestos, otros con sus bemoles y constaté que no es una cuestión de tallas (Aunque yo como gorda siempre lo creí así).

La verdad de todas las verdades es que cuesta un montón dejar de mirarnos de soslayo y con penita de lo que traemos.

Así como yo, tú también puedes encontrar el modo de quererte completica, porque de los pies a la cabeza, ese amor empieza y termina contigo, no lo olvides.

¿Cómo comenzar a formar este look con tu estilo personal?

Confiada en mi intuición y lo que sé de los colores, me dispuse a elegir mi ropa de playa y pensé que lo mejor de este experimento es compartir contigo las cinco sencillas acciones que puedes tomar en cuenta para que brilles con luz propia frente al mar.

¡Anímate chica hermosa!

Paso 1

Elige un elemento inspirador y eso sí, que sea con un color que te impulse a sentirte única en el mundo. (En mi caso escogí un labial rojo que es como el quinto que compro este año, porque de verdad, quiero que lo sepas, los labios rojos me hacen sentir fenomenal.

 

Siempre podemos elegir ir de boquita pintada por la vida

 

Consigue ese elemento tan tuyo, que bien puede ser una foto, una blusa, unos zapatos, algo que realmente te mueva el piso y que sea tu motivo para la creación de tu paleta de colores.

Paso 2

Toma como base ese elemento de inspiración y entorno a él, busca si tienes un traje de baño que combine y si no, vete de compras que es la mejor parte de todo este ejercicio combinatorio.

(No olvides tomarte en cuenta, porque para esto es importante que sepas tu tipo de cuerpo para que tengas el traje de baño apropiado para lucir tus curvas sin reservas).

 

 

Paso 3

Ahora, viene la parte más divertida…y es la combinación. Toma en cuenta el color base que elegiste, pero también tu traje de baño, porque si es estampado y cuenta con otros tonos, te va a servir de mucho para crear un juego arrebatador junto con los accesorios.

Esto quiere decir que no tienes porqué ser monocromática, arriésgate y combina, contrasta colores, ponlos uno sobre otros y sigue tu intuición para armonizar todo el conjunto.

En la playa, como en la vida misma, funciona mucho inspirarte en los colores que te rodean. Los neutros como el arena y blanco, el azul celeste y marino, son ideales para lucir en el mar, porque además, destacan tu bronceado.

Paso 4

¡Claro que necesitamos accesorios playeros! Pero no cualquiera, tienen que ir a favor de esa paleta que estás creando, porque esto mi linda, es como armar un rompecabezas de colores y texturas con tu sello personal.
Atrévete a ir en busca de lentes, sombreros, pareo, bolsa de playa, aretes…lo que se te ocurra para armar un buen look para ti, la idea es que tu seas el centro de toda tu atención. Te aseguro que te vas a sentir formidable dándote todo ese amor.

Paso 5

¿Lista? Como sugerencia final, no te vayas a olvidar de algo fundamental: Hidratación, bloqueador solar, tratamiento para el cabello, crema hidratante para tu tipo de piel, dormir y comer bien, porque se trata de pasarla a gusto y que luego a tu regreso, no te cueste tanto volver a encarrilarte con la vida.

Éste es el resultado de mi paleta de colores, como ves, todavía cuento con otros tonos, para una segunda combinación.

 

paleta-colores-rojo-aleja-marin

Si al principio se te hace algo complicado crear una paleta partiendo de un elemento como inspiración, ten calma, la idea es atreverse.

Para que no lo veas tan cuesta arriba, te dejo por aquí un post que escribió mi amiga y colega experta en Branding, Estíbaliz López de www.Estibalizlopez.com sobre algunos programas gratuitos, que puedes utilizar para ayudarte a hacer tus paletas de colores.

No dejes de leerlo, ¡Está fenomenal!
http://estibalizlopez.com/herramientas-colores-gratis/

Espero que estos tips te sean de provecho y como siempre te digo, escríbeme si tienes alguna duda o comentario que te contesto rapidito.

¡A divertirse que lo único que se necesita para ir a la playa es un cuerpo y el mar!

Un besito

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

2017-04-01T16:56:46+00:00

Deje su comentario