Toma las riendas de tu imagen y sé más auténtica con lo que proyectas

 

Siempre he dicho que creo en el poder tranformador que tienen las personas.
Cuando alguien es capaz de asumirse así mismo, buscar apoyo, unirse a algún grupo, hacer terapia, está queriendo gestionar un cambio que siempre va a estar destinado a su bienestar.

Esa decisión nunca puede estar mal, al contrario.

Hay un algo que está llamando desde adentro cuando deseas hacer cambios en tu imagen, aunque a veces lo pases desapercibido.

En algún punto de nuestra existencia fuimos aprendiendo a ¨idealizar¨ aquello que es deseado alcanzar
y a rechazar lo que es más real.

En su búsqueda, nos hacemos de deseos, anhelos inalcanzables con respecto a nuestro cuerpo y vamos por ello,
cueste lo que nos cueste.

Como en toda idealización, esta imagen transparente y efímera, cada vez que estamos a punto de alcanzarla, se nos escapa
de las manos como un espejismo, causándonos una y mil veces una profunda frustración, que se convierte en enojo y rechazo
emociones que se van volviendo en limitantes y no te permiten ser tú misma.

 

Los acuerdos que haces contigo, son los más poderosos con respecto a tu imagen real

 

Vivimos creando distorsiones negativas sobre la apariencia y eso genera un malestar eterno.

Contadas son las palabras que nos resuenan en positivo frente al espejo y es que, obviamos el pequeño detalle
de dejar de vivir de ideales y sentarnos a conversar con esa mujer que realmente somos y que no podemos reconocer,
cuando han pasado años en los que no nos detuvimos a mirarnos en serio.

Ponerse una máscara que nos hace sentir cómodas frente a los demás, es una forma de esconder el potencial
que podemos llegar a tener si vivimos en consciencia y asumiendo que siempre podemos apostar por el cambio personal.

Llegar a un acuerdo con la tú verdadera es un paso franco y honesto a encontrarte contigo.

 

La idealización llega desde muchas partes

 

Si creciste en un mundo donde te decían que ibas a ser más feliz si eras flaca, seguro comenzaste como yo a pensar
en que a toda costa, tenías que hacer una versión de ti un tanto más light.

No está mal tener aspiraciones, pero éstas tienen que ser lo más reales posibles, ajustadas a nuestra vida,
gustos y emociones. Debemos permitir que esa autenticidad salga a flote, se deje mostrar, que camine por los pasillos y rincones de tu alma, aunque hayan algunos detalles que no te gusten.

 

La moda hace lo suyo y los medios también.

 

¿Te has visto en algún momento adorando a alguna artista en especial con la que te comparas?

A lo mejor la comparación es para mal, viendo en aquella imagen la perfección que tú no tienes y deseándola como lo mejor que podría sucederte en este mundo.

 

En nuestro mundo gordo es raro que nos busquemos a alguien como nosotras. Aunque eso sería algo lógico, ¿No crees?

 

Hasta hace poco tiempo, el ser gorda era visto como algo que había que cambiar a toda costa. Por eso es que ahora celebro
el movimiento body Positive y a todas aquellas mujeres que decidieron poner su grano de arena y mostrarse en público, para que otras sigan su camino.

Por lo tanto, no era como muy sencillo poder ser fanática de una modelo plus size o de una actriz, que siendo de talla grande, pudiera tener papeles protagónicos que no fueran para burlarse de su cuerpo.

Ahora sí podemos tener con quién espejear nuestros voluptuosos cuerpos y sentir que estamos un poco más
cerca de encontrarnos con alguien más parecida a nosotras, con curvas de verdad.

Estoy casi segura que esa imagen ideal tiene que ver más con cómo te dijeron que tenías que ser,
que con la que tú realmente hubieras podido querer para ti.

Lo bueno es que ese poder transformador se activa en cualquier instante y que nunca es tarde para permitirte
ser más libre con lo que eres y tienes para dar.

 

¡Con un poder así puedes conquistar al mundo querida!

 

3 formas para utilizar esa imagen real a tu favor

 

Alcanzar equilibrar la imagen real parte del hecho de saber quién eres tú. Para ello hay que analizar tu imagen ideal, pues te dará mucha información para usar a tu favor.

El autoconocimiento es la clave y para conseguirlo, tienes que sacar tus antenitas de vinil y ponerlas en sintonía con tu verdadera personalidad.

Así que lo primero que te recomiendo es:

 

1.-Descubre quién eres

Tus cualidades, gustos, predilecciones y hasta lugares favoritos pueden ir en esta lista amorosa que comenzarás a hacer sobre tí.

Cuando eres capaz de saber quién eres, serás más consciente de tu imagen y recuperarás el control de lo que haces con ella.
Ya no podrás ser presa tan fácil de los poderes mediáticos y de las influencias que tienen los comentarios negativos
que tiene tu entorno sobre tu cuerpo o talla.

 

2.-Identifica cuál ha sido tu imagen ideal hasta ahora

Me imagino que hasta ahora tu imagen ideal ha estado revoloteando por tu mente, como un dibujo abstracto de tu realidad.

Permítete ponerle nombre, tamaño, edad, colores, peso, talla y la ropa que ella tendría.
Si eres creativa como yo, busca recortes y practica haciendo un collage.

Una vez terminado, pregúntate si esa imagen es tangible, alcanzable y medible en el tiempo para ti.

Sé lo más honesta posible porque con estas respuestas te darás cuenta que quizás estuviste presionándote mucho en ser
alguien que no se parece a ti.

 

3.-Encuentra de dónde viene el origen de esa idealización

Para poder romper con aquello que estás intentado alcanzar, tienes que encontrar el lugar de donde salieron todas esas creencias que te llevaron a idealizarte de esa forma.

Tómate tu tiempo frente a una hoja y un lápiz e intenta conectarte con lo más profundo de tu Ser.
En el mismo momento que comiences a ver dentro de ti, sabrás si lo que estás haciendo es cumplir el deseo de alguien más
o de encajar a fuerza en un mundo donde siempre has sido rechazada.

Los resultados te mostrarán una nueva cara y podrás entonces tomar decisiones contundentes que tengan que ver con una transformación más cerca a la realidad de quién tú eres.

 

Recuerda tratarte con cariño en este proceso, pues es un paso más para despertar del letargo de muchos años.

Rodéate de personas con las que puedas hablar sobre el tema y en lo que yo pueda ayudarte, sabes que cuentas conmigo.

Abraza a esa mujer que eres hoy y siempre,

Escríbeme un comentario, que me encantaría saber de ti.

Un besito

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

2017-06-29T18:15:31+00:00

8 Comments

  1. Emilio de la Barreda Martín 30 Junio, 2017 at 2:10 am - Reply

    Desde luego, cada uno es como es y hay que empezar a aceptarse uno mismo para poder ofrecer una buena imagen a los demás.

    • Aleja Marín 5 Julio, 2017 at 8:02 am - Reply

      Emilio

      Muchas gracias por tu comentario.
      Como bien dices el proceso comienza desde la aceptación y también desde el reconocimiento de que es mejor emprender la aventura desde una imagen más ajustada a los que somos aquí y ahora.

      Un abrazo

  2. ADELA-EMILIA GÓMEZ AYALA 5 Julio, 2017 at 12:29 pm - Reply

    Hola Aleja, menudo tema el que tratas!!!

    Qué duda cabe, que si deseas hacer cualquier cambio en tu aspecto físico o a nivel emocional, eres tú quien tiene que tomar las riendas.

    Sin embargo, en la sociedad actual, donde prácticamente se vive de apariencias, el tener una determinada presencia física que no encaje con el canon de belleza, es algo que te cierra muchas puertas, sin siquiera darte la opción de conocer tus cualidades y tu valía (así vamos con sólo fijarnos en el aspecto físico).

    Pero lo más importante, es lo que tú has señalado, que eres tú la que tiene que empezar a aceptarse tal y como eres, y a partir de ahí, tomar las riendas para hacer los cambios oportunos.

    Un post, que invita sin duda, a hacer una profunda reflexión.

    Un afectuoso saludo

    • Aleja Marín 1 Agosto, 2017 at 7:42 pm - Reply

      Adela!

      Me da gusto que te haya invitado a reflexionar este post.
      Yo pienso y siento que la cuestión está en encontrar un punto medio, equilibrado, que corresponda en coherencia con lo que nosotras somos y con lo que nuestra imagen refleja.

      Ni abandonarnos tanto ni ocuparnos en demasía en sólo alimentar la imagen exterior.

      Nos puede pasar que hemos estado mucho tiempo enfocadas en lo intelectual o en la familia o en otra cosa que nos distraiga un poco de esa parte tan íntima y a la vez tan expuesta que es la imagen. Sin embargo, retomar el camino, pasito a pasito como siempre digo, puede dejarnos el buen sabor de boca de ubicar toda la energía amorosa que tenemos para otros, en darnos en la misma medida a nosotras.

      Te digo que es un proceso muy bonito y de resultados un poco más permanentes en el tiempo.

      Un abrazo y felices vacaciones.

  3. Alexandra Dacier 7 Julio, 2017 at 2:37 am - Reply

    Me encanta como mezclas la imagen personal con la esencia que todos llevamos. Aunque vivimos en un mundo de etiquetas no podemos dudar que cuando no sabemos quienes somos y nuestro valor propio cualquier cosa externa puede hacernos daño. Me encanta esa imagen de mujer fuerte que nos ayuda a construir desde tu web.
    Saludos.

    • Aleja Marín 1 Agosto, 2017 at 7:32 pm - Reply

      Alexandra

      Gracias por leerme y dejarme tus comentarios que son también de mucho provecho para mí.
      En mi propia experiencia, sin esa ventana a nuestro mundo interior estamos perdidas.
      Sé bien que sabes que lo que te digo es cierto y que con el día a día pueden sucedernos cosas que nos distraigan de ese objetivo, pero hay que retomar el camino en cuanto se pueda.

      Te envío un abrazo cariño y mi deseo de unas felices vacaciones.

  4. Daniela 1 Agosto, 2017 at 9:50 am - Reply

    Hola Aleja 🙂 Me gusta tu slogan: Amarte bien es verte bien. Precisamente, hemos sido influenciadas para sentirnos “menos” por no ser como la que “ellos” dicen debe ser. Menos merecedoras, menos queridas, menos de todo… es bueno saber que hay personas dedicadas a renovar el amor interno y la belleza genuina de quienes han estado confundidas respecto a su belleza y valor real.

    • Aleja Marín 1 Agosto, 2017 at 7:35 pm - Reply

      Hola Daniela!

      Muchas gracias por escribirme.

      Por fortuna, todos los días se está gestando en el mundo un poco más de movimiento de mirar al cuerpo desde un punto de vista más positivo.
      Las curvy blogger están haciendo lo suyo y las influencers, modelos y actrices van sumando para que, las que estamos del otro lado, podamos construir y ver, que la imagen real es la que nos puede salvar y que es allí adonde debemos instalar todos los recursos -internos y externos- que tengamos para hacernos cada día más fuertes.

      Por supuesto que eso redunda en la imagen personal y en ese sistema de comunicación no verbal tan importante para nosotras y el mundo en donde nos desenvolvemos.

      Te mando un abrazo

Leave A Comment